miércoles, noviembre 22, 2017

La transformación del fracaso y el auge del prototipeo

Looser ! es un insulto doloroso. Tiene que ver con el fracaso, algo que en este mundo en que todos buscamos de una u otra forma el éxito, es un rumbo nada deseado.

La intención desde la que hacemos las cosas, es una marca, un sello, que afecta importantemente, lo que al final logremos. La intención determina los resultados; en general.
La intención, el porqué hacemos las cosas, la energía que ponemos en ello, es algo a observar, a distinguir.

Vivimos en un mundo en que de lo que se trata es de aumentar nuestros ingresos, de aumentar nuestra riqueza. Cómo ? no importa mucho, según la educación o el cableado que cada uno traiga. Según los valores dirán otros.
Hoy las malas noticias venden más que las buenas y por eso, estamos tapados de ellas. Lo que está detrás es la rentabilidad del negocio y no el bienestar de la población.

Y estamos aburridos en mayor o menor medida, de todo ello. Aparte de la in-equidad que ha generado, que nos tiene además irritados.

Las opciones son más de lo mismo, volver atrás a formas que funcionaron en el pasado, o avanzar hacia el futuro, con intención y coraje, sin claridad de lo que vendrá, parece ser la mejor opción.
Es en este escenario donde el prototipeo adquiere relevancia.

El prototipeo, es una intervención, que con el impulso de alguna intención, va al mundo a preguntarle, que hace falta aquí.
Es un borrador, algo básico, que en alguna medida funcione, pero cuyo objetivo no es ir a impulsar una idea que tengo o tenemos, sino ir al mundo con una pregunta, a aprender.

Incluso se dice, falla rápido y seguido, para tener éxito más temprano.
Es un movimiento contra cultural, pues por un lado le cambia el signo al acto de fracasar o fallar, y por otro lado, no es mi idea, individualista, la que quiero impulsar, sino que voy al mundo a preguntarle qué necesitan, qué hace falta ahí.
Incluso, la idea es que el resultado sea una creación colaborativa entre los distintos implicados y afectados por el nuevo invento; una co-creación.

Y al mimo tiempo, de ese aprendizaje, o con lo aprendido, nos reunimos, reflexionamos y nos ponemos en silencio, en meditación, llamando a la inteligencia no racional del cuerpo, de lo intuitivo, buscando lo emergente que quiere aflorar, que habla por medios menos racionales.

Toda una nueva forma de abordar la creación de nuevas realidades, productos y servicios.

lunes, noviembre 13, 2017

Libro Digitalización sí o sí, de Sergio Melnick, Barraza y Alvarez

Libro denso de contenidos. Habla de personas experimentadas, estudiosas, en el tema del que hablan, que tiene que ver con la evolución de las empresas y organizaciones, que deben según ellos ir, sí o sí, a la máxima implementación tecnológica, con todo lo de nuevo que se escucha, con las consecuencias que ello acarreará.

Destaco esta habilidad que despliegan de hacer mapas, con las distintas temáticas, de manera de intentar poner todo lo relacionado con un tema en una sola hoja. Interesante habilidad, que en muchos casos facilita el poner las partes en contexto y tener una idea global, a un solo golpe de vista de un tema.

La empresa venía siendo un artefacto asimilable a una maquinaria, a una máquina de partes y piezas ínter relacionadas. Desde un tiempo a esta parte, esta perspectiva ha ido mutando a algo más parecido a un organismo vivo, a una célula quizás.
La digitalización, es el proceso de terminar por fusionar todas las tecnologías posibles, presentes y por venir, con la anterior maquinaria, convirtiendo a la empresa y a la organización, en completamente otra cosa.

La ciencia migraría a una nueva e-ciencia, donde la partícula elemental deja de ser el átomo y pasa a ser el dato. Y el dato, que es básicamente algo virtual, está lleno de relaciones, que son dimensiones subjetivas.
De ahí el Big Data, que contempla el recoger enormes cantidades de datos y hacerlas disponibles como flujos de información, que en vez de darnos la posibilidad de modelar la realidad, nos presentan la realidad misma íntegramente, minuto a minuto.
Esto constituye un verdadero cambio paradigmático.

Ahora, cuando a esto le agregamos la Internet de las cosas, o que las cosas empiecen a participar en el intercambio, en la conversación y que todas las partes se integren, lo digital, se fusiona completamente con la realidad material.
Esto hará que las empresas y las organizaciones no serán ya más, lo que las veníamos viendo, sino que empresas tecnológicas especializadas en ciertos rubros, nada mas.
Recuerdo cuando trabajé como Consultor en el Instituto de Previsión Social, IPS, haber tenido esa impresión, que hacía falta ver a esa institución como una empresa de tecnología más que nada, que procesa datos. Hoy la vería como una empresa digital de procesamiento de la información atingente a la previsión de todos los chilenos.

Esto requiere definir un nuevo plan de negocios, distinto al anterior. Los procesos, todos integrados unos con otros, guardan todo el conocimiento, incluso el tácito, que se requiere para llevar el negocio.
Las ramas de la digitalización salen del interior de la empresa al mundo exterior y en particular, envuelven al cliente en lo que llaman el omnichannel, que es una variedad de canales de interacción, transacción y comunicación con este.

La capa digital, que pasa a ser mucho mas grande que la material, pasa a ser un verdadero cerebro virtual, que piensa, razona y decide. El humano con sus incómodas y fluctuantes subjetividades, pasa a ser algo superado por la tecnología digital inteligente y pasa a roles suntuarios o de la más alta dirección, donde se afinan cosas como el modelo de negocio.

Yo participo en grupos que buscan humanizar la empresa. Da la impresión, que en el futuro que dibujan estos autores para las empresas y las organizaciones, ni siquiera podría entenderse que es esto de humanizar la empresa y para que sirve.
El hombre y la mujer, han sido superados por las máquinas, ahora digitales, en la forma BOTs o robots digitales, como una de sus partes.
Me parece y siento, que esta visión digitalizadora, que parece ser imparable, olvida una dimensión central de todo esto, que es el ser humano y su sentido.

Este libro da que pensar. Cual será nuestro rol en el futuro empresarial y organizacional.
Recuerdo cuando en la universidad Mayor, reflexionábamos en cual sería el rol del profesor del futuro, si todas las materias estarán excelente bien puestas, en la nube. Van a quedar cesantes ? No, van a tener un rol central en la formación de los alumnos, como coaches, asistentes, guías, motivadores. Y la forma de educar o más bien aprender, será completamente distinta.
Vivimos en una era de profundas transformaciones y necesitamos capacidad reflexiva, sí o sí.

sábado, noviembre 04, 2017

Somos parte de lo que estamos viendo

El mundo que vemos, ahí fuera, creemos que es independiente de mi e idéntico al que mi amigo, que está a mi lado, ve.
Pero no es así. Vemos mundos distintos y a veces impresionantemente distintos.
Otto Scharmer
El mundo que vemos, entonces, es absolutamente dependiente del observador que soy.
La conclusión es que al mirar al mundo, no debemos excluírnos de la escena. Somos parte de lo que estamos viendo.
Y si queremos cambiar el mundo, parece ser que tenemos que partir por cambiar nosotros.
Nos hemos descuidado tanto de vernos a nosotros mismos, que no sabemos quienes somos, ni qué es lo nuestro, y ni siquiera que nos pasa a nosotros con todo lo que vemos, aprendemos y enfrentamos. Aprendemos para obtener certificados para el mundo y no por la transformación de la experiencia que nos aporta.
Tenemos que dar vuelta la punta del telescopio y enfocarlo en nosotros por un tiempo, si queremos dar el paso que hace falta, que es cambiar este mundo, que se nos está yendo de las manos.

Cómo esta ceguera ? Muy simple; cómo saber que estás viendo tu, si nuestros instrumentos de medida solo aplicaban al mundo y no a como vemos. No hay manera de saberlo.
Si tu y yo estamos escuchando un concierto, como saber de la experiencia auditiva que cada uno está teniendo ? Cual es nuestra experiencia de escuchar, no hay manera de medirlo.
Y en nuestro paradigma, “si no se puede medir, no existe”. Y nos quedamos ciegos de todo aquello.

Nos hemos pasado la vida peleando con los otros, que insisten en posiciones tan absurdas, que no entienden ?
No pues, como van a entender si ni ellos ni tú han considerado que ven la realidad de distinta manera, porque son observadores distintos.
Y por eso el conversar suele ser tan agotador. Incluso evitamos conversar en serio y nos dedicamos a solo hablar superficialidades, lugares comunes o lo que dice la prensa, medio al que le damos autoridad, porque a nosotros no nos la damos.

Te imaginas lo que sería conversar teniendo en consideración que cada uno de los presentes ve y escucha la realidad de distinta manera ?
Bueno, te anticipo dos cosas, que conversar teniendo eso presente, con una buena calidad de escucha, podría ser tremendamente generativo y nadie saldría cansado de ello, e incluso, no te extrañe, si las personas salen de esas conversaciones, transformadas.

No se porqué me tinca que las empresas empezarán a querer desarrollar estas habilidades conversacionales, más temprano que tarde. Y para eso, los coaches son los más preparados.

domingo, octubre 29, 2017

Fernando Flores conversando con Cristián Warnken

Asisto a la casa central de la universidad Católica a presenciar la charla entre Cristian Warnken y Fernando Flores. Me llegó la invitación por mail, sin costo y decidí ir.

En el camino me encuentro con gente conocida y ya en el lugar, con varios más. Es como una tribu que sigue y ha seguido históricamente a Flores. Al terminar, me doy cuenta que el recinto, bastante amplio, está lleno.

La dinámica de la conversación me mantiene activado, entusiasmado, incluso alegre, quizás por el estilo irreverente y lúcido de Flores. Salgo feliz de haber ido.

Aclara un punto del fenómeno de la comunicación humana, en que señala que no son datos, información, la que va y viene; sino perturbaciones, triggers (gatillaciones), que desencadenan reacciones, particulares de cada uno.

Destaca que cuando alguien me pide algo, y digo sí, empeño mi palabra. Eso, dice, es lo que más constituye la potencia del lenguaje.
Eso no quita que en distintas culturas, las promesas se honren de distinta manera. Y aquí, nosotros no lo hacemos nada de bien.
Dice que con las promesas creamos la posibilidad de una relación distinta con el otro en relación a como era antes.

El foco puesto en el pensar, de la oferta de Warnken, en “la belleza de pensar”, no le produce a Flores mucho entusiasmo. Más bien lo chasconea, a Warnken.
Prefiere el conversar, pues el conversar puede traer diseño, transformación de la realidad.
Necesitamos tener más conversación, señala Flores, y menos información. Más reflexión. Y diagnostica, que la gente no tiene buenas prácticas conversacionales.
No podía, yo, estar más de acuerdo.

Flores, se las arregla para posicionarse por sobre Neruda, también de padre ferroviario, pero marca el punto, con cierta broma-serio, de que su padre fue maquinista y el padre de Neruda, solo conductor.
A Heidegger lo considera un viejo de mierda, con una influencia notable en él.
Además se muestra superior a Searle, del que obtiene un paper escrito por él, no publicado, con el cual tiene una epifanía, que le permite transformar los actos de habla en software y hacerse rico. Searle después le reciente y él se jacta de sacarle mejor jugo a la creación del propio autor.
Flores necesita mostrarse superior a todo el mundo, lo que lo transforma ante mis ojos en un viejo de mierda, que pucha que ha influido en mi y sigue haciéndolo.

Heidegger
Intérprete del mundo que está ocurriendo y visionario de su norte. Ensalza a Amazon y a Jeff Bezos, su creador, que entendió que lo de hoy es la logística, en un contexto de promesas prolijamente cumplidas. Vaticina el colapso de las grandes tiendas y de los Mall.
A mi me acaba de llegar mi primera compra en Aliexpress, de como 30 cucharas de pesca, que compré en menos de $ 5.000, siendo que una sola cuchara la compro aquí en Santiago, sobre ese valor. Me cuenta un entendido que están llegando a Valparaíso 7 containers diarios de Aliexpress desde la China. Hay preocupación local en las grandes tiendas.

Más que en las promesas, Fernando Flores, pone el foco en las ofertas. Señala que las ofertas crean vida. Esa misma sesión entre Warnken y Flores, fue el fruto de una oferta que le hizo a él Warnken.
Hay idiotas señala, que consideran ofrecer muy mercantil.
El Capitalismo está sustentado en la multiplicación de las ofertas.
Y, señala, para ofrecer bien, hay que sintonizarse con las preocupaciones de la gente.
Y señala que además del acto mismo de la oferta se requiere tener disponibles ciertas emociones, cierta fortaleza emocional, que sin ellas no puedes ofrecer. Y ofrece sus servicios para este ámbito de cosas. Se las ofrece a Warnken mismo.

Termina Flores hablando de los estados de ánimo, que más que juicios de la realidad, los pone como la imaginación posible que se es, o más bien que te posee.
Considera que Chile está cagado del estado de ánimo, siendo su principal vocero, Fernando Villegas; la negatividad personificada.
Necesitamos diseñar estados de ánimo “edificantes”, señala. Y vuelve a desplegar su oferta. Dice que hace clases de estas cosas, a través de la plataforma Zoom, en forma global.

Trabajar en Chile como senador, le estropeo el estado de ánimo. Yo lo noto repuesto.
Contó cosas insólitas que le pasaron en comisiones de senadores discutiendo la ley de propiedad intelectual. Discutían si era lícito fotocopiar en una biblioteca de Coquimbo un libro de una biblioteca de Santiago. Hizo una propuesta de poner todos los libros escolares en Kindles, conseguidos en Amazon a US$ 20 y pagarle derechos de autor a los autores. Lo mandaron a freír monos a otra parte.
Este sería un país de ignorantes y gente poco seria. Usó el fútbol para ilustrar esto y como se juega y afecta con el estado de ánimo del país, poniendo y sacando a Bielsa, por ejemplo.

Remató recomendando el libro de su hija, Gloria Flores, “Learning to learn and the navigation of moods”.

Fernando Flores, es para mi unos de los hombres más lúcidos que tenemos, de nuestra nacionalidad. Y soberbio como él solo.


Referencias:
La conversación publicada en Bio Bio TV

jueves, octubre 26, 2017

Encuentro con Navi Radjou en evento Desafío de humanidad

Está de paso por Chile, Navi Radjou. Se trata de un hindú que vive en Palo Alto, California.
Asisto a un evento donde hablará y conversará con nosotros, organizado por Desafío de humanidad.
Nació en la India y tiene las nacionalidades norteamericana y francesa, por lo que habla perfectamente inglés y francés.

Su tema es la innovación frugal.
Se cría en la India, en el sur, con amigos y vecinos muy pobres. Y nos marca el punto, que siempre tenían una sonrisa en la cara.

Yo, Navi y Victoria Baquedano
Estando ya en EEUU sufre una enfermedad que lo lleva a las consultas de los médicos. Se da cuenta que cada médico atendía un sector de su organismo, de su persona. Nos cuenta que en la India, los médicos tienen una mirada mucho más holística. Siempre ven a la persona en forma integral. Eso ya le va llamando la atención.

Nuestra forma de ver el mundo, occidental, es verlo compartimentalizado, fraccionado. Quizás viene del "divide para gobernar".
Me doy cuenta escuchando a Navi, que podemos mirar el mundo de otra manera, no solo con la mente analítica, sino con el corazón abierto. Una mirada amplia, holística y además empática, compasiva. Se me instala la pregunta ¿cómo pasar de un lado al otro?

Nos trae un ejemplo de esta innovación frugal. Se trata de una incubadora, que parece un pequeño saco de dormir, que tiene un compartimento por detrás, donde eso posible sacar y poner una pieza que se puede calentar con facilidad. Este producto, cuesta US$ 200 y está pensado para pueblos pobres de la India y África. La alternativa típica, cuesta US$ 20.000,-
Llama a esto, wise innovation; innovación sabia.
Y nos muestra un súper celular, que sería un ejemplo de smart innovation; innovación inteligente.
La diferencia está en el componente de compasión que el primero tiene.


Todo parece tratarse de agregarle a la inteligencia, la compasión. Tomar conciencia, con mente y corazón abierto, del contexto mayor. Como dice Otto Scharmer, pasar de Ego a Eco.
Recomienda buscar la creación de productos y servicios, buscando la relevancia en vez de la perfección.

Nos habla a continuación de la vulnerabilidad. De cuando él se enfermó, tuvo que volver a sus orígenes, para recuperarse.
Y asoció esto con cuando el Apollo 8, sus astronautas dieron vuelta la cámara y en vez de enfocarse en la luna, que en ese momento orbitaban, enfocan a la Tierra. Lo que él interpreta ahí pasó, es que por primera vez la Humanidad experimentó nuestra propia vulnerabilidad.
Nos señala de la importancia de experimentar la fragilidad para el cambio de la mirada.

mostrando la incubadora de US$ 200
La fragilidad, puede ser enfrentada con parálisis, positivismo ciego, cerrazón. O, con re pensar quienes somos y activar la creatividad desde la autenticidad. Hacernos más humanos.
Hace aquí una conexión con destapar los chacras, siendo el del pecho el del corazón, el cuello la autenticidad y la cabeza, apuntado al centro de la frente, la lucidez creativa.

Nos hablará a continuación de la importancia de cuidarnos de los medios y seleccionar qué noticias y de qué fuentes nos alimentamos. Hay mucha toxina en los medios.
Nos recomienda un par de medios, uno de los cuales es Sparknews, que parte con la frase: "si crees que la construcción de un mundo mejor empieza por cambiar la forma en que hablamos de el ...".

Pasa a hablar de los cambios en el nivel de conciencia que están pasando, especialmente a nivel de juventud. Por ejemplo, los jóvenes, en vez de querer poseer un auto, quieren poder acceder a uno cuando lo necesiten, en la modalidad de on-demand service.
Y que dos tercios de los jóvenes aspiran a ser emprendedores, más que empleados.

Nos muestra un pequeño circuito integrado, que se vende a US$ 30, donde se puede cargar la Wikipedia completa y operar como servidor de pequeños Tablets baratos, para escolares de zonas remotas y pobres.

ves a Claudio Orrego tomando notas
Lo que se está produciendo es una divergencia, una brecha en el sistema de valores de las empresas. Y los jóvenes están mirando esto a la hora de emplearse, prefiriendo empresas con valores donde se preocupen de la participación, la confianza, el bienestar, la sensibilidad social, etc.

Nos dice, que antes de crear un producto o servicio, ir al mundo, conversar con los clientes finales y escuchar qué de verdad quieren o necesitan.
Lo mismo le dice al Intendente Claudio Orrego, que está presente, ante una consulta que le hace; comiencen por escuchar al ciudadano, en vez de ir con propuestas como creyendo que Uds saben lo que hace falta.
Y saber que las soluciones, deben poder llegar al máximo de ciudadanos posible, con sensibilidad de las restricciones que la gente tiene.

En definitiva, una visita muy estimulante, que nos ensancha la mirada, en la dirección de la compasión y para ello la innovación frugal.


Referencias:
Su charla en TED

miércoles, octubre 25, 2017

Entrevista a María Paz Carrillo fotógrafa-psicóloga

Ayer visité en su taller a María Paz Carrillo, de 29 años, a instancias de mi hija Emilia, a la que se le ocurrió sería interesante someterla a mi tratamiento de las entrevistas tipo diálogo, que vengo haciendo.

María Paz, estudió Psicología, optando por la línea Laboral, por razones económicas. Financiaba la universidad con Crédito. Estudió la carrera de Psicología en la universidad de Los Andes.

Trabajó tres años en su profesión, pasando primero por Entel y finalmente por Falabella.
La verdad, se aburrió. El trabajo se le torno monótono, en la selección de personal. La magia se diluye, me dice.
Se movió de RRHH a Marketing, dentro de la misma Falabella. Llegó jefe nuevo y buscó otro estilo de equipo. Alcanzó a trabajar dos años en Marketing, donde aprendió mucho del mundo de las redes sociales y como las empresas pueden posicionarse en ellas. Ya en ese tiempo pensaba como instalarse en forma independiente con la fotografía.

Me cuenta que desde chica que le gusta sacar fotos. No se acuerda de su primera máquina fotográfica, de lo chica que era cuando eso ocurrió. Y nunca ha dejado de sacar fotos.
Le pregunto qué la mueve a sacar fotos. Me dice que cuando ve algo que le llama la atención, siente una especie de felicidad, que tiene que ver con el efecto de ver la belleza.

Detecto ahí una buena dosis de sensibilidad, que la conmueve con las imágenes visuales y que de alguna manera también la conmovió con el estudio de la psiquis humana, cuando optó por psicología.

Bueno, hoy día es una fotógrafa profesional, con años de circo sacando fotos, más estudios en prestigiadas universidades en el formato online y clases con el eximio profesional del rubro, Luis Poirot, al que considera el mejor fotógrafo chileno vivo.

Hoy trabaja sacando fotos de campaña o branding, en empresas como Converse, de zapatillas. Me cuenta que además hace de Productora, quizás por sus habilidades de manejo y dirección del elemento humano, que le dio su paso por la psicología.
Además, ahora dispone de más tiempo para hacer todo lo que le gusta, investigar lo que le
interesa y trabajar en algo que ama. Qué más se puede pedir ?


Sus padres viven en el campo en Talca, siendo su padre un Ingeniero Civil, dedicado toda su vida al rubro de la Construcción.

Ve su oficio de fotógrafa, como un arte. Y en las artes, de lo que se trata es de salir del hemisferio analítico del cerebro y pasar al otro, al lúdico, intuitivo, de flujo.

Mujer bella, joven, inteligente, muy sensible, que va abriendo camino en su vida, de una forma estimulante de escuchar y con un horizonte, que yo al menos lo veo con ambición, pues imaginaba como podría más adelante mezclar sus dos pasiones hasta la fecha, como son la fotografía y la psicología.

El mundo está en crisis, le decía yo, con un mundo que se derrumba y otro que emerge. La fotografía quizás puede servir para mostrar destellos de ese mundo que emerge, que aun no sabemos distinguir con claridad. Y una sensibilidad de una artista como María Paz, puede ayudarnos a vislumbrar.

Los mejores deseos hacia adelante.

Su sitio web: pazcarrillophotography.com

martes, octubre 24, 2017

Teorías de gestión del cambio aplicadas a un tema personal

Leo el libro del Modelo ADKAR de gestión del cambio de Jeffrey M Hiatt.
Haré el ejercicio con mi deseo de bajar de peso.
Esto es un cambio que significa cambiar hábitos de alimentación, ejercicio y no se que más; una manera de pensar quizás.

El método Adkar parte por la A de Awareness, que tiene que ver con tomar conciencia de la necesidad del cambio y los riesgos de no hacerlo.
Yo quiero bajar de peso para sentirme más ágil, más energético. Como una forma de cuidado de mi salud; creo que con menor peso, tendré menos riesgos de infartos, diabetes y otros tipos de enfermedades. Incluso con capacidad para una mejor sexualidad.

El segundo elemento del método Adkar es el Deseo de cambiar.
Aquí es donde se encuentra el principal obstáculo para avanzar.
Me resisto a abandonar el placer de comer muchas cosas que tendría que dejar de comer.
No comer productos con azúcar, como esos merenguitos que le compré a la Tere para su cumpleaños y que yo fui su principal deglutor.

Dejar de comer la marraqueta, el pan con mantequilla, que muchas veces salgo del restaurante diciendo que lo mejor que comí fue el pan con mantequilla.
Ayer Pablo no comió el chancho exquisito que tenía mi madre para el almuerzo; yo pensé, por ningún motivo me restaba de ese placer.

Y no es solo el placer lo que me aportan esos alimentos; es el afecto y muchas veces premio, que conllevan.
No más afecto, no más celebración ritual, que llena tanto mi espíritu.
Ahí estoy atascado.

El tercer elemento del modelo Adkar es el Knowledge o conocimiento. La verdad he estado leyendo libros sobre dietas y alimentación, incluso he ido a una nutricionista, para incorporar información, que pudiera generarme un contrapeso argumental que favorezca este deseo de bajar de peso.
Incluso he visto videos como este que hablan de las consecuencias en la salud, de cosas como la híper tensión.

El conocimiento de las cosas que tengo que hacer para bajar de peso incluye una lista de alimentos a dejar de comer, la frecuencia de las ingestas y cierta información de las cantidades. No debiera ser muy difícil y sé que hay varias alternativas de tipos de dietas.

Veo una dificultad para reducir la ingesta que tiene que ver con asuntos emocionales que van ligados al comer.
Salgo a comer con amigos hombres por ejemplo. Es frecuente empezar por un rico aperitivo, algo para picar y un buen plato de fondo; al final un buen postre y un café para sellar.
Todo esto va envuelto en emociones que tienen que ver con mostrarse solvente por una parte, merecedor de estos placeres, no soy menos que tu. Incluso la intención de que vinimos aquí a comer, a disfrutar, algo que merecemos, nos hemos ganado. No espero tanto de la conversación, la verdad. Incluso la conversación deja mucho que desear, pues no vamos muy profundo, pues no queremos toparnos con las típicas diferencias que nos constituyen y como somos amigos, o queremos parecerlo, no queremos confrontar.

Yo digo ahora que no sabemos conversar y aprender a hacerlo podría mover el foco del comer al conversar.
En la vida social nos invitamos a comer y no a conversar.
Además siento que si freno la ingesta y limito el placer, me sentiré desanimado, alicaído, deprimido incluso. Temo que bajar de peso termine en depresión.

Pongo todo esto de lo que he hablado en el elemento Habilidad (A en inglés) del modelo Adkar, en la forma de una resistencia en la ejecución del proceso de cambio a través de una dieta.
Podría también situarse en la fase Deseo, como un obstáculo.

Después viene el Refuerzo en el modelo Adkar, Reforzar esto significa tomar conciencia, valorar y celebrar, los beneficios del menor peso, la mayor agilidad, la mejor prestancia, gusto de si mismo y disponibilidad sexual.

Me pareció muy didáctico el modelo Adkar para la gestión del cambio, pero obviamente me quedo en estos de las dificultades para experimentar un cambio que hace tiempo deseo.