jueves, junio 29, 2017

El futuro viene con mucho mayor protagonismo de las personas

Estamos en un punto de inflexión, donde el cambio de rumbo será mayor. Lo pienso cuando veo la magnitud de la innovación que nos traen implementación como Uber en el transporte citadino; y tecnologías como blockchain a la confianza en las transacciones en el caso de Bitcoin.

Pienso por otra parte que el sistema educacional aún vigente, en lo fundamental apuntaba a meter en la biología el conocimiento del pasado, sin ser la persona agente ni factor de mucho, aparte de un buen articulador del material transferido.

Cuando imagino a la persona puesta como el principal factor o agente de generación de la innovación futura, no puedo sino desviar la mirada del conocimiento, del contenido al contenedor, a la persona, sus capacidades y potencial.

Frente a cada material al que te expongo como educador, la primera pregunta es “qué te pasa a ti, con ese material ?”. Y lo que de ahí brote, será donde pondremos el foco.
Te enseño la batalla de las Termópilas y la pregunta fundamental es qué te pasa a ti con esa historia. Y si no te pasa nada, ahora; esa historia no interesa.

Un sistema educacional así, nos llevará tarde o temprano a descubrir qué es lo tuyo, cual es tu Elemento (El Elemento de Ken Robinson), qué te apasiona, dicen otros.

Necesitamos desarrollar la mirada interior. Para ello vale todo tipo de técnicas de meditación, que permitan ejercitar el silenciar el ruido exterior y mental, para conectar con el vacío interior, donde habitan energías, ideas, visiones, intenciones, y la famosa sensación sentida, del focusing y el presencing.
Necesitamos saber de qué estamos hablando cuando hablamos de estas cosas y tener experiencias sobre aquello.

Pues, es desde ese espacio interior, de mínimo ego, que brotará .. el futuro.

Antes tendremos que haber inhalado profundamente, con apertura de mente, corazón y escasez de miedo, la realidad amplia. Con eso incorporado, hacemos mindfulness o atención quieta interior, para escuchar, atender, lo que brota, de la nada aparentemente, como posibilidades futuras.

Somos canal, seremos cantera de la innovación. Y para ello, necesitamos aprender a escuchar, a escucharnos, a conversar, con conocimiento de la tecnología social que hay en las conversaciones, y luego desarrollar coraje y maestría en el hacer, para ponernos en acción, prototipeo y transformación social del mundo.

4 comentarios:

  1. Que buen comentario el tuyo Gabriel, tiene mucha fuerza, esto es lo que nos mueve finalmente, asi da gusto vivir y disfrutar lo que uno hace. Un abrazo, Vero.

    ResponderEliminar
  2. Anónimo11:05 a.m.

    Recomiendo leer La Palabra Inicial del poeta argentino Hugo Mujica

    ResponderEliminar
  3. Muy buen blog Gabriel! Sin duda el gran reto es tener la apertura y frescura de un niño y la enseñanza dr los años de poder darnos cuenta de la maravilla de la vida, tal cual es...y dejarnos llevar con compasion x ella. Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Muy buen blog Gabriel! Sin duda el gran reto es tener la apertura y frescura de un niño y la enseñanza dr los años de poder darnos cuenta de la maravilla de la vida, tal cual es...y dejarnos llevar con compasion x ella. Un abrazo

    ResponderEliminar

Los comentarios de este blog son moderados; eso significa que antes de ser publicados, serán vistos y aprobados por el autor de los posteos (anda mucho bandido por las redes).
Disculpa las molestias