viernes, julio 07, 2017

El deber ante todo, el deber siempre

Esta frase, "el deber ante todo, el deber siempre", era el slogan de un colegio Santiaguino, de mujeres. Cuando lo escuché, en una de mis caminatas por los cerros cerca de Santiago, me detuve; no podía creerlo.
Era como dar finalmente con el origen, la fuente de muchos males, con los que tengo que lidiar en mi oficio de Coach.

Cuál es el problema con esta línea de código ? Esto pensando que este tipo de instrucción, lo que hace es incrustarse en nuestro sistema operativo mental y desde ahí dirige nuestro pensar y actuar.

Lo que hace es setear nuestro foco de atención hacia una base de datos, con mandatos del "deber ser", del "hay que", de "lo correcto es", dejando fuera, ignorado, inaccesible, nuestra personal interioridad, nuestras tripas, lo que yo quiero, lo que a mi me parece, lo que a mi me pasa con eso.

Este tipo de escuela, según mi manera de ver y experiencia, crea personas debilitadas, que no saben quienes son, ni que quieren. Y fáciles de manipular.

Y sanarse de esto no es simple ni trivial. La participación de un Coach, que en buena medida opera como espejo, mostrando, reflejando simplemente el proceder, puede ser de alto valor, para un cambio en la conducta.

No hay nada malo con los deberes; ellos son el producto de nuestras promesas o compromisos. Pero libremente acordados.
Yo comprendo y acepto parar en las luces rojas y ello se transforma en un deber.

El punto quizás es el orden en que configuro mi sistema operativo. Primero mis tripas, mi fuente de la voluntad, mi parecer. En segundo término las prácticas socialmente aceptadas o mandatadas por nuestros profesores, autoridades y maestros.

Esta manera de educar, poniendo el deber ser en primer lugar, es una vil estructura de manipulación. Ese es mi parecer.

Necesitamos recuperar nuestra conexión con nuestra interioridad y darle prioridad, en relación a todo otro referente.
De la misma forma necesitamos recuperar nuestros sentidos, que son la puerta para muchas cosas, entre ellas, la perspectiva ecológica.

Creemos que el mundo es una realidad allá afuera, que puede ser visto con esta mirada objetiva que la ingeniería me instaló, sin darnos cuenta que el mundo que vemos es una emanación que brota de nosotros mismos, es una creación nuestra y por lo tanto nuestra responsabilidad de lo creado, no es menor.

Bueno, pienso que pasar de una forma de ver el mundo a la otra, es una transformación no menor.
Qué dices tu ? Un poco más abajo hay un lugar donde se acogen tus comentarios.

7 comentarios:

  1. Anónimo9:51 a.m.

    Me da la impresión que anteponer el deber a otros impulsos, querido amigo, es propender al respeto por los demás, puesto que "el deber" suele estar concebido en función del prójimo. Si el deber de un médico es llegar a tiempo a su consulta, es porque pacientes, doblemente tales, por su condición de enfermos y por la espera, aguardan por él.
    De ahí que, modestamente halle muy atinado este refrán creado, entiendo, por Santa Magdalena Sofía Barat.

    Si el incumplimiento de un deber no afecta a terceros, como por ejemplo aquel que se tiene consigo mismo, siguiendo con Hipócrates, de hacerse exámenes anuales...bien puedo postergarlo, anteponiendo tal deber...los instintos.


    Un fraternal abrazo,

    Luis Latorre

    ResponderEliminar
  2. Gabriel: Yo fuí a ese colegio de monjas y lo que quedó instalado en mi cerebro y cuerpo fué una especie de sentimiento de estar dispuesta para lo (los) de afuera todo el tiempo, como bien lo dices tú en el posteo, el interior de uno queda con el tiempo deshabitado.lo de afuera es ley.
    Es una entrega total, sin queja...completamente autodestructiva.
    La vida te hace de alguna manera buscar salir de esa oscuridad y irte transformando hasta lograr ver la luz.
    Quiero aportar con algunos "tips" que en mi caso surgieron como regalos de la vida y vienen a mi gracias a el fuego latente que nunca muere que son parte de la esencia o energía interna que a través de los sentidos y la intuición ( incluso en sueños), te habla:

    -Los niños traen mucha luz a los adultos, hay que escucharlos.
    -El cuerpo en movimiento colabora con la conexión con tu interior
    -Las conversaciones con un coach (Gabriel Bunster) que conduce el camino a reconocer-te y reconstruir lecturas propias y del entorno, abre nuevas puertas y ventanas a la re-creación de la vida.
    -Mandar de vacaciones a la mente racional meditando habitualmente.
    - Trabajar el desarrollo personal es clave: hacer lo que quieres hacer, aprender a elegir es justamente lo que no te enseñaron en el colegio.
    Es pega de los padres principalmente ofrecer a los hijos un buen piso de valores permanentes que sostengan y contengan a sus hijos. Luego viene la transferencia de profesores, monitores, amigos,hermanos... que los guían en el aprendizaje a la vida.
    El comienzo de la vida es vital y la educación para la vida parte con aprender a mirar y reconocer ese fuego latente que nunca muere. La escencia.

    Ahora pienso después de leer lo escrito acá, que tanto a mi como a muchas personas de nuestra generación nos tocó hacer el camino al revés.

    Gracias Gabriel por traer este tema a tu blog


    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buena reflexión Gabriel, y comparto eso de escuchar más a tu cuerpo, y tus sentimientos, y matizar más la razón y el deber ser.
      Sin embargo, creo que el agresor de Nabila Rifo puso en primer lugar "sus tripas"; y si mi hija, que tiene que levantarse temprano para ir a jugar basketbol el domingo, colocara primero sus tripas, no iría! (le cuesta mucho partir y se tiene que auto "forzar" para participar).
      Pienso que más que una primera, una después, yo colocaría en el mismo nivel "mis tripas" y "el deber para con los otros".
      Gracias Gabriel por la reflexión!

      Eliminar
  3. Hola Gabriel:
    Me parece que nos movemos por intereses y que este tipo de moral externa (ya que no depende de lo que quiero, sino de una moral social), es puesta en la cabecita de los demás por temor y por considerar que el ser humano es intrínsicamente malo y que por lo tanto debes ser controlado.

    En un principio el control fue por la violencia física y acá se trata de una violencia más sofisticada: la psicológica.

    Hay varias preguntas muy sabrosas para la reflexión:
    ¿Quién dicta ese deber ser y que relación tiene con él? ... vienes desde lo mejor de él hacia el otro o viene de sus temores personales.
    ¿Cuál es se basa su contenido? ... porque estamos claros que este varía según la época, la cultura, la condición social, etc....
    ¿Estamos apuntando a la felicidad de los niños o a formatearlos para un determinado tipo de comportamiento? .... qué puede suceder pro ejemplo si uno de nuestros hijos viene con muchas aptitudes para el arte y el formato de deber ser del padre es de tipo científico. ¿Estamos dispuestos a castrar a un futuro Miguel Angel?
    En fin.... se que estamos en proceso de romper con estas cadenas de sufrimiento y que el ser humano será cada día más libre y que en esa libertad construirá mundos diversos donde rechazará toda forma de violencia. El tema es donde quiere ubicarse cada uno de nosotros en este camino de felicidad creciente y de libertad humanas.

    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  4. "El camino al revés", Rebeca esa frase lo dice todo.🙏🏽
    Después de todos los deber ser que nos vamos y nos van imponiendo culturalmente, la sensacion de habernos dejado de lado es fuertisima. Ahora ya entrando a la vida de jubilada estoy recien adentrandome en sanar y hacer lo que siempre soñé y postergue, claro sin descuidar a mis personas amadas. Y esto me ha llevado a un nuevo reto a superar, el Miedo a la Libertad, mi segunda lucha. Pero vamos que se puede. Cariños

    ResponderEliminar
  5. Anónimo11:21 a.m.

    Gabriel soy producto del deber ser!!! de un colegio que me dio valores y de padres exitososos,el deber ser!!no me lo impusieron era simplemente.
    La sociedad no estaba el que quieres,el elegir,el que te gusta.Era simplemente.!!! ello me llevo a tener éxito profesional.
    Por circunstancias de la vida,siento miedo a elegir,a equivocarme,y por miedo,no quiero equivocarme,por el deber ser y mi ser sufre ,se enferma.
    A los 54 años tengo que escuchar mi ser y elegir!!! no culpo al colegio,ni a mis padres,gracias a ellos tengo vocación de entrega,escucha,generosidad,de ser una persona responsable,correcta.
    Pero con baja tolerancia a la frustación y auto exigente por el deber ser.
    Soy profesora y veo con horror que las familias no les enseñan El deber ser sino los dejan en la más absoluta libertad para Que quieren que quieren comer,no los educan en el deber ser:responsables,atentos,educados, solidarios,con los mayores..
    Creo que tenemos que buscar un Equilibrio entre el deber ser.y el ser.
    La sociedad,el curriculum de la educación nuestro país y la familia tiene que orientar entre el deber y el ser.Educar!!!
    No tendríamos tantas depresiones,angustias y ansiedades,seríamos más sanos!!

    ResponderEliminar
  6. quién determina qué se debe hacer?

    ResponderEliminar

Los comentarios de este blog son moderados; eso significa que antes de ser publicados, serán vistos y aprobados por el autor de los posteos (anda mucho bandido por las redes).
Disculpa las molestias